El mecanismo de ajuste en frontera por carbono  es una herramienta crucial en la lucha contra el cambio climático y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) cuya iniciativa es de la UE. Entrará en vigor a partir del 2026 para todos los importadores de la Unión Europea.

El propósito principal de esta iniciativa es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero e incentivar las exportaciones con bajas emisiones.

Este enfoque busca equilibrar la carga ambiental de las actividades económicas, garantizando la competitividad de las empresas nacionales mientras promueve prácticas sostenibles a nivel global.

¿Qué es la huella de carbono y cómo se calcula? 

La huella de carbono es una medida que evalúa la cantidad total de gases de efecto invernadero (GEI) que son directa o indirectamente emitidos por una entidad, ya sea una empresa, un producto, un servicio o incluso una persona, durante un período específico.

Para calcularla se tendrán en cuenta los siguientes indicadores: 

  • La actividad que representa la cantidad de una actividad que genera emisiones de gases.
  • El factor de emisión es la cantidad de emisiones GEI producidas por actividad.
  • El factor de conversión a CO2 es el factor de conversión que normaliza las emisiones de diferentes gases de efecto invernadero a equivalentes de dióxido de carbono.

La fórmula para calcular la huella de carbono es la siguiente: 

Huella de carbono =∑ (Dato Actividad x Factor Emisión)

Este cálculo es crucial para determinar los ajustes en las transacciones comerciales internacionales.

¿Cuál es el funcionamiento del mecanismo de ajuste en frontera por carbono? 

El mecanismo de ajuste en frontera por carbono consiste en:

  • Establecimiento de un Precio al Carbono:

El mecanismo de ajuste en frontera por carbono comienza con el establecimiento de un precio del carbono, el cual se utiliza como referencia para calcular la huella de carbono asociada a las operaciones de las empresas en las transacciones comerciales internacionales.

  • Impuesto a importaciones con huella de carbono alta:

Productos importados con altas emisiones de CO2 podrían enfrentar impuestos adicionales. Esta medida se implementa para mitigar el riesgo de fuga de carbono y garantizar que las empresas nacionales no se vean en desventaja.

  • Incentivo a Exportaciones con Huella de Carbono Baja:

En contraste, exportaciones de productos con bajas emisiones reciben incentivos. Este enfoque promueve prácticas de producción más sostenibles y contribuye a la reducción global de emisiones de GEI.

Objetivos del mecanismo de ajuste en frontera por carbono

  • Proteger la competitividad de las empresas nacionales:

El mecanismo prevé la posibilidad de imponer un impuesto a las importaciones de productos con altas emisiones, particularmente aquellos provenientes de territorios como Ceuta y Melilla, donde los estándares ambientales pueden diferir.

  • Impuesto a las importaciones de productos con altas emisiones:

Esta faceta implica también consideraciones específicas para ciertos productos, como el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en sectores como el hierro y el acero. 

Estos productos, directa o indirectamente, podrían enfrentar ajustes en frontera si no cumplen con los estándares ambientales.

  • Incentivo a las exportaciones de productos con bajas emisiones:

En el ámbito de aplicación del mecanismo, productos con bajas emisiones de CO2 reciben beneficios, actuando como un incentivo para que las empresas adopten prácticas más sostenibles durante el periodo de transición hacia una economía baja en carbono.

Importancia del mecanismo de ajuste en frontera por carbono 

  • Reducción de emisiones de GEI a nivel global:

La implementación exitosa del mecanismo contribuye significativamente a la reducción global de emisiones de CO2, promoviendo un enfoque coordinado en la lucha contra el cambio climático.

  • Protección de competitividad de empresas nacionales:

El mecanismo juega un papel vital al garantizar la competitividad de las empresas nacionales en un mercado global, particularmente en sectores como el hierro y el acero.

  • Promoción de prácticas sostenibles en la producción:

Al alentar la adopción de prácticas sostenibles, el mecanismo contribuye a la promoción de una producción más respetuosa con el medio ambiente.

Implementación del mecanismo en diferentes países 

  • Unión Europea como pionera:

La Unión Europea se destaca como pionera en la implementación del Carbón Border Adjustment Mechanism (CBAM). Este enfoque progresista establece un marco para ajustar las transacciones comerciales basándose en las emisiones de GEI.

  • Consideraciones en Estados Unidos y Canadá:

Estados Unidos y Canadá evalúan la posibilidad de adoptar mecanismos similares. Las discusiones se centran en encontrar un equilibrio que proteja la competitividad de las empresas nacionales mientras promueve la sostenibilidad.

  • Propuesta de inclusión en el Acuerdo de París:

A nivel internacional, la inclusión de mecanismos de ajuste en frontera por carbono se propone como parte integral del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Dicho acuerdo representa un hito importante en los esfuerzos globales para abordar el cambio climático, proporcionando un marco inclusivo y flexible que busca la colaboración internacional para enfrentar este desafío urgente.

Esto refleja el reconocimiento global de la importancia de abordar las emisiones en el contexto del comercio internacional y la necesidad de una transición hacia una economía baja en carbono.

¿Cuándo se implementará el mecanismo de ajuste en frontera por carbono?

El Carbon Border Adjustment Mechanism (CBAM) de la Unión Europea se encuentra en un periodo transitorio, marcado por una fase de prueba y ajuste antes de su plena implementación.

Actualmente, en el periodo transitorio, se están llevando a cabo consultas para perfeccionar su diseño y abordar posibles desafíos.

A partir del año 2026, el CBAM entrará en vigor de manera obligatoria para todos los importadores que operan en la Unión Europea. 

Se espera que los importadores cumplan con los requisitos del mecanismo, que incluyen ajustes en las transacciones comerciales internacionales basados en las emisiones de carbono asociadas a los productos importados.

Este mecanismo busca equilibrar la competitividad y la sostenibilidad, estableciendo un estándar para el comercio internacional en línea con los objetivos climáticos de la Unión Europea.

Conclusión

El mecanismo de ajuste en frontera por carbono se erige como una herramienta estratégica en la lucha contra el cambio climático, integrando consideraciones clave como el precio del carbono, la protección de la competitividad y la promoción de prácticas sostenibles.

Su implementación efectiva no solo beneficia a nivel nacional, sino que también contribuye a los esfuerzos globales para enfrentar la crisis climática.