La clasificación arancelaria, un componente esencial en las operaciones de importación y exportación, es clave para comprender y gestionar el flujo de mercancías a nivel global.

En este artículo, te contaremos en profundidad qué es la clasificación arancelaria y por qué desempeña un papel crucial en el ámbito aduanero.

Definición y funcionamiento de la clasificación arancelaria 

¿Qué es la clasificación arancelaria? 

La clasificación arancelaria se define como un sistema que asigna códigos específicos a cada tipo de mercancía, facilitando su identificación y categorización en el ámbito aduanero.

Esta estructura jerárquica es fundamental para las autoridades aduaneras, ya que permite una correcta clasificación arancelaria de productos en el comercio internacional.

  • Definición de la clasificación arancelaria y su importancia en el comercio internacional:

La correcta clasificación arancelaria es esencial para cumplir con las regulaciones no arancelarias y facilitar el comercio internacional.

Este sistema, basado en el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA) desarrollado por la Organización Mundial de Aduanas (OMA), garantiza una designación y codificación uniforme de productos a nivel mundial.

¿Para qué sirve la clasificación arancelaria?

  • Descripción del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA) desarrollado por la Organización Mundial de Aduanas (OMA):

El SA, parte integral del convenio internacional establecido por la OMA, es la base para la designación y codificación de mercancías a nivel mundial.

Este sistema global facilita el intercambio de información entre las autoridades aduaneras, asegurando la coherencia en la nomenclatura arancelaria.

  • Explicación de la estructura jerárquica de seis dígitos y cómo se utiliza para identificar y clasificar los productos:

La clasificación arancelaria utiliza una estructura jerárquica de seis dígitos, extendida para mayor precisión. 

Cada código numérico, desde sección hasta subpartida, contribuye a la correcta identificación y clasificación de productos. Este sistema es esencial para cumplir con las regulaciones no arancelarias y facilitar el comercio exterior.

  • Ejemplo de un código específico y su desglose en sección, capítulo, partida y subpartida:

Tomemos el ejemplo del código 8516.10.00, dónde ’85’ representa la sección (maquinaria y equipo eléctrico), ‘8516’ el capítulo (máquinas automáticas para el procesamiento de datos), ’10’ la partida (máquinas de procesamiento de datos) y ’00’ la subpartida (máquinas para imprimir).

Este código de fracción arancelaria proporciona información detallada para las autoridades aduaneras.

¿Dónde consultar el código arancelario?

  • Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA):

La consulta del código arancelario se puede realizar a través del SA, accesible tanto para las autoridades aduaneras como para empresas involucradas en el comercio internacional. Este sistema, respaldado por la OMA, asegura una correcta codificación de mercancías.

  • Aduanas del país de destino:

Al realizar operaciones de importación y exportación, las aduanas del país de destino son fuentes clave para consultar códigos arancelarios específicos y obtener información detallada sobre regulaciones aduaneras locales.

  • Asesores o expertos en comercio internacional:

Contar con asesores o expertos en comercio internacional es esencial para garantizar una correcta clasificación arancelaria. Estos profesionales brindan orientación sobre la nomenclatura arancelaria y el cumplimiento normativo en el comercio exterior.

Conclusión 

La correcta clasificación arancelaria, basada en el Sistema Armonizado y respaldada por la Organización Mundial de Aduanas (OMA), es fundamental para las operaciones de importación y exportación.

Recapitulando, entendemos que este proceso asigna códigos a productos, facilitando su identificación y aplicación de aranceles. La importancia de una clasificación correcta es evidente, ya que evita problemas legales y financieros.

Se sugiere encarecidamente a las empresas buscar asesoramiento profesional para garantizar una clasificación arancelaria precisa, asegurando un comercio internacional fluido y cumplimiento normativo. No solo simplifica procesos, sino que también contribuye a un comercio global más eficiente y regulado.